Málaga

Estas son algunos de los momentos que dejaron tras de si las estelas de unas aves inventadas que volaron impulsadas por la brisa de la música. 

Durante la inauguración de la exposición, mi amigo Rafael Álvarez y yo mismo ofrecimos a los asistentes un pequeño viaje en el que las imágenes y la música se hermanaron para crear algo diferente. Fue una experiencia mágica en la que tanto los asistentes como nosotros disfrutamos perdidos momentáneamente en la abstracción de lo inmediato e imprevisible del momento. 

Gracias a todos los asistentes por regalarnos vuestra presencia, gracias a Javier Román y gracias a las aves porque siempre nos regalan su presencia.  








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada